Libérate del pasado!

  • En nuestra vida hay etapas que han sido muy dolorosas, recuerdos pasados que no se van de nuestras vidas, heridas que aún no sanan porque seguimos pensando en el ayer… y eso nos nos deja avanzar.
  • La mejor manera de superar el dolor del pasado no es tratando de olvidar, estar a punta de llantos y mala vida, sino al contrario… es mejor saber enfrentar lo que causó tanto desastre en nuestras vidas.
  • Preguntarte para ti misma, ¿Hasta cuándo seguiré aferrándome a eso? ¿Hasta cuándo quiero sufrir por algo que me sucedió en el pasado?
  • Y cuando te enfrentes a esas preguntas es hora de soltar las amarras del pasado, desecha esas vivencias, perdona el daño que te causaron; sólo así podrás seguir con tu vida hacia adelante, experimenta la hermosa sensación de sentirte libre, respirar hondo, saber que eres una mujer llena de energía, que tienes libertad para llorar para reír.
Despréndete de todo lo que te ata al dolor.
Poner punto final es tu decisión, ya no necesitas seguir persiguiendo las sombras del pasado, es hora de vivir el hoy.
Ser feliz debería ser una de tus prioridades.
El ayer te dio la experiencia para lo que vives hoy y que te servirá para que tengas un futuro mucho mejor.
La mujer es un milagro que da vida y es capaz de armar lo que está deshecho.
Respira, siente que tienes toda la vida para volver a sonreír, para que esas lágrimas que un día derramaste te sirvan para dar lecciones de amor a los que te rodean, debes perdonar el pasado que fue inclemente para que puedas vivir un próspero futuro.
Se siempre luz para los que te rodean, ten siempre la palabras adecuadas para quien las necesite y que todas tus experiencias sirvan a otros como guía.
Bien sabido es que nadie puede vivir tus experiencias o ponerle atajos a las cosa malas, pero sin lugar a dudas que les ayudará a tener una mejor vida.
Piensa que todo lo que vivimos en esta vida tiene un porqué, quizás esa etapa dura que te tocó vivir no era tu futuro, quizás lo mejor está por llegar…
No te aferres a los recuerdos, mejor míralos con buena cara reconociendo que te han servido para ser la gran mujer que eres ahora.
Sólo una mujer mujer tiene la capacidad de reinventarse muchas veces, y de liberarse de lo malo guardando lo bueno.
Deja entra a tu vida el perdón, agradece al pasado por lo malo, pues eso te servirá para mirar hacia adelante con pasos seguros sabiendo que no volverás a caer en picada.
“Puesto que he aprendido a quererme tal como soy, a perdonar y hasta olvidar lo que me dañó, ahora soy una mujer libre. Soy feliz.”
Lo único que podemos hacer por los que nos dañaron es perdonables y dejar que sean quienes son, saber que su verdad está dentro de ellos, y que sólo cambiarán cuando quieran hacerlo.
Ya nadie nos puede dañar, lo hemos superado, ahora sólo necesitamos ser felices y lo somos.

10 Claves para seducir a un Hombre!

  • 1. Se tu misma. No intentes ser quien no eres. No intentes parecerte a nadie ni que él crea qu e eres de otra manera. A los hombres les gustan las mujeres únicas, y nunca serás más única que siendo tu misma. Además, de nada sirve seducirle fingiendo ser otra persona, si tarde o temprano tendrás que dejar esa pose. ¿No es mejor que le seduzcas por como eres y no por quién quieres ser?

  • 2. Quiérete a ti misma. A los hombres les atraen las chicas seguras de sí mismas. Quererte un poco no te vendrá nada mal. Como se suele decir, nadie te querrá, si antes tu no te quieres a ti misma.

  • 3. Cuida tu imagen. No hace falta tener la talla de una modelo, ni la apariencia de una Barbie. Se trata de que, seas como seas, cuides tu aspecto. Elige una buena ropa (tanto interior como exterior) que te favorezca y resalte aquellos puntos de tu cuerpo de los que te sientes más orgullosa. Ilumina tu rostro con un poco de maquillaje, que nunca debe ser exagerado.

  • 4. Mantén el misterio. A los chicos les gusta el juego de la seducción. Si se lo pones muy fácil su interés se perderá de la misma forma. Juega con él, no se lo pongas todo en bandeja. Deja que se pregunte cómo eres, qué sientes, qué quieres. Su incertidumbre aumentará las ganas de conocerte.

  • 5. No le agobies. Si siente que estás constantemente pendiente de él sabrá que te tiene, y puede que eso le haga perder el interés. Pero si además le agobias mandándole mensajes constantemente, o tratando una y otra vez de hablar con él, puede ser más perjudicial de lo que piensas. Conseguirás el efecto contrario al que deseas. Deja que vaya a su ritmo.

  • 6. Sentido del humor. ¿No te gustan los hombres con sentido del humor? él no iba a ser menos. Las risas son una de las mejores formas de conseguir una rápida complicidad con la otra persona. Saber que podrás pasar ratos divertidos con la otra persona da seguridad de que el aburrimiento no entra en los planes.

  • 7. Nada de ex. No le hables de tus ex, ya sean buenas o malas experiencias. A nadie le gusta que la persona con la que está coqueteando le compare o simplemente le hable de otras personas con las que ha estado.

  • 8. No hables demasiado. Esta bien hablarle de ti misma, de tu vida, de tus aficiones y gustos. Pero que no sea un monólogo. Deja que él te hable de sí mismo, y muéstrate interesada en todo momento. Escúchale con atención, que vea que te importa lo que te cuenta. Tiene que sentirse especial, único. Pero ojo, eso no significa que te pases todo el rato callada. Habla, y muéstrale que eres capaz de tener conversaciones muy interesantes y variadas.

  • 9. Prepara una primera cita perfecta. Si ya has conseguido quedar para una primera cita, es tu gran oportunidad. La segunda cita dependerá de la primera, así que no te cortes y prepara lo que creas que le va a gustar. Lo ideal es que te fijes en sus gustos y trates de acercarte más a lo que pueda gustarle. Una cena preparada por ti misma, o un restaurante con encanto. Un paseo al aire libre quizá, o mejor algo de marcha. Ajustarte a sus preferencias y sorprenderle al mismo tiempo es la clave.

  • 10. Relájate y no tengas prisa. La seducción no es un juego de dos minutos. En ocasiones puede durar muy poco, pero en otras puede durar semanas, e incluso meses. Todo depende de cada uno. Ten paciencia y no te precipites. Recuerda que es importante que te vea segura, y no lo hará si tu te muestras nerviosa o ansiosa.